Cómo encender la chimenea de forma sencilla

publicado en: Lifestyle | 0

 

Foto: Jotul
Foto: Jotul

 

Curiosamente, aunque la chimenea es algo que a todos nos encanta, no todos somos capaces de encenderla, a pesar de que es muy sencillo de hacer. Es cuestión de cogerle el truco…

[tweetthis]Algunos consejos para encender la #chimenea[/tweetthis]

Para encender de una forma sencilla la chimenea necesitaremos un par de troncos de leña grandes, piñas (también valen trozos de leña más pequeños), trozos de papel o pastillas de encendido o algún tronco de encendido de chimeneas. Es preferible usar estos troncos pretratados al papel, ya que el papel puede ayudar a crear hollín.

Y por supuesto, necesitaremos cerillas o un mechero para encender el fuego.

Lo primero que haremos será crear la base del fuego, sobre la que colocaremos las pastillas de encendido, las piñas y los trozos de leña pequeños, así como el papel, para generar la llama que encenderá el fuego de la chimenea.

Una vez has prendido la llama sobre la base, es hora de hacer que se haga más grande. Si has usado pastillas de encendido, puedes prender varias y por varios sitios, para que no se apague, y, si vemos que no acaba de coger bien, podemos añadir algún trozo de leña pequeño más. Para ayudar a que el fuego prenda bien y no se extinga tenemos que poner especial cuidado en no ahogarlo nosotros mismos, por lo que dejaremos espacio suficiente entre las maderas (los trozos pequeños de leña y los más grandes) para que el fuego respire y el aire lo ayude a hacerse más grande.

Cuando ya tenemos la llama, es hora de añadir los trozos más grandes, colocándolos en forma de pirámide y de tal manera que el fuego pueda respirar, como ya hemos dicho antes. Es importante colocar una parte del tronco en contacto contínuo con la llama para que prenda, estando siempre atentos para que el fuego no se apague. En caso de ser necesario, siempre podemos añadir algún trozo pequeño de leña o rama pequeña o alguna pastilla de encendido.

También es buena idea avivar la llama imprimiéndole aire con un fuelle, o bien soplándolo/ aventándolo con un cartón, así ayudaremos a que la llama sea mayor.

En el momento que ya tenemos el fuego encendido con los leños ardiendo, es el momento de disfrutar de nuestra chimenea y estar pendientes de que no se apague, añadiendo leña en el momento en que sea necesario.

En nuestro blog encontrarás consejos y artículos de interés para disfrutar y sacar a tu chimenenea o estufa de leña el máximo provecho, y en nuestra tienda online, tienes a tu disposición los mejores modelos de chimeneas y estufas de leña para tu vivienda.

 

Deja un comentario