La historia de la chimenea

publicado en: Lifestyle | 0
Ferlux 740 Curvo - Estufas de leña online
Ferlux 740 Curvo

 

Si hablamos de las necesidades del hombre, las más vitales, desde siempre, pasan por una chimenea, de una gran tradición ancestral. La chimenea siempre ha sido un elemento fundamental para la vida del hombre, ya que siempre ha necesitado calentarse y cocinar la comida para no coger enfermedades.

El hombre, como buen animal social que ha sido siempre, ha sabido ver en el fuego el punto perfecto para reunirse con otras personas y hablar o comer, sintiendo esa fascinación que se siente.

[tweetthis]Pero, ¿cuál es el origen de las chimeneas?[/tweetthis]

En los primeros tiempos de la civilización occidental, los primeros hombres colocaban agujeros en el suelo para hacer fuego en las casas para calentarse. Tanto es así, que los griegos y romanos ya usaban sistemas de calefacción central parecidos a los hornos que usaban fuera de su casa, con los que calentaban la casa y el agua que utilizaban. Cuando empezaron a construirse edificios de varias plantas, las chimeneas empezaron a usarse fuera de la vivienda, construyendo con piedras la salida de ventilación. Como nota curiosa, cabe decir que las primeras chimeneas disponían de ventilación horizontal, lo que provocaba problemas con el humo.

Más tarde, en el siglo XVII, el príncipe del Imperio Romano-Germano Rupert da Rin, creó una rejilla que permitía entrar el aire por debajo del combustible, con lo que así el fuego duraba más tiempo y echaba a un lado la ceniza. Su diseño también contemplaba un conmutador de flujo de aire, que permitía salir o entrar al aire.

En el siglo XVIII Benjamin Franklin creó la conocida estufa Franklin, hecha de hierro fundido y diseñada para calentar incluso cuando el fuego se había apagado gracias a la capacidad del metal para retener la energía calorífica. Esto hizo que las estufas volvieran a las vivienda ya que no tenía problemas con el humo, pero causó muchos incendios debido al gran calor que desprendía y su cercanía a materiales inflamables.

Posteriormente el Conde Rumsford rediseñó la chimenea, haciéndola más segura y mejorando aún más las salidas de humo, lo que hizo que las chimeneas se adaptaran a las paredes de las casas.

La chimenea también se vio afectada por la Revolución Industrial (s. XIX), puesto que es en este momento en el que surgen innovaciones en este sector. Los diseñadores y creadores más destacados de este periodo son los hermanos Adam, que crearon una chimenea más pequeña y con mejores materiales. Se busca la seguridad de la chimenea, pero también la estética.

A principios del s.XX, las chimeneas son imprescindibles en las casas, símbolo de lujo y clase. Llega en este momento el sistema de calefacción central, con lo que la chimenea deja de ser un elemento para dar calor para convertirse en algo puramente decorativo. Fue el presidente norteamericano Roosevelt quien la puso de moda como punto de encuentro en su programa de radio semanal “Charlas junto al fuego”, que hizo adorar a la chimenea.

Hoy en día la chimenea no solamente es diseño, es comodidad, ya que nos permite relajarnos con nuestros seres queridos y disfrutar de los buenos momentos, y desde Estufas de Leña Online, queremos ayudarte a escoger la que mejor se ajusta a tus necesidades.

 

Deja un comentario