Reducir la potencia contratada para disfrutar del calor agradable de tu chimenea eléctrica

publicado en: Sin categoría | 0

Chimenea Electrica

 

Llega el invierno y lo que más deseas es sentarte delante de tu chimenea y disfrutar de tu café caliente. Sin embargo, aunque el ambiente sea muy acogedor, te preocupa cuánto te costará disfrutar de este momento. Recibir la factura de la luz tras los meses de invierno es uno de los peores momentos para muchos consumidores. Por esta razón, en este artículo te contamos la importancia de analizar la potencia eléctrica contratada y otros trucos que te ayudarán a rebajar el recibo eléctrico.

 

¿Por qué bajar la potencia contratada? 

 

Todas las facturas eléctricas están formadas por un término fijo (la potencia) y un término variable, que dependerá del consumo eléctrico que se realice. Bajar la potencia contratada es una opción por la que optan cada vez más usuarios. ¿Para qué sirve bajar la potencia contratada? Realizar esta gestión supondrá un ahorro significativo en el recibo. Hay que tener en cuenta que el precio que pagamos por la potencia es siempre el mismo. Sin embargo, no siempre necesitamos la potencia que tenemos contratada, con menos podríamos funcionar de la misma forma en nuestro hogar. Podemos usar una calculadora de potencia eléctrica u otros métodos para averiguar entre qué franjas podemos contratar:

 

  • Una calculadora de potencia eléctrica: se trata de una herramienta online gratuita disponible en numerosas webs. El consumidor tendrá que introducir datos sobre su vivienda como las dimensiones, los aparatos eléctricos más utilizados y si cuenta con calefacción y aire acondicionado. Así el usuario podrá hacerse una idea de entre qué tramos de potencia eléctrica puede moverse.
  • Un técnico especializado: asimismo, existen empresas que prestan este servicio ya que disminuir la potencia puede resultar muy económico. Si contratas a un profesional del sector, acudirá a tu vivienda y hará todos los cálculos pertinentes para decirte cuál es la potencia eléctrica más adecuada para tu vivienda. Es el método más fiable de todos.
  • Un cálculo manual: si conoces el consumo de los principales aparatos eléctricos y tienes conocimientos de electricidad, tal vez prefieras hacer el cálculo manual. Tendrás que sumar las potencias y contar también con la iluminación del hogar. Esta alternativa es la más arriesgada e inexacta.

La mayoría de comercializadoras solo ofrecen un cambio de potencia eléctrica, por lo que esta decisión debe ser meditada. Si contratamos una potencia eléctrica elevada, estaremos pagando de más en todas nuestras facturas. Sin embargo, si contratamos una potencia eléctrica baja, sufriremos cortes de luz continuamente. Cuando se produce el conocido como “salto de los plomos” significa que el Interruptor Diferencial (ID) ha avisado de que la instalación no puede soportar tantos aparatos eléctricos conectados de forma simultánea.

Al contratar una potencia menor, podremos seguir utilizando nuestra chimenea eléctrica sin que ello se traduzca en facturas muy elevadas.

Otros trucos para reducir el gasto eléctrico

Por otro lado, hay muchas medidas que se pueden adoptar en las viviendas para disminuir el gasto eléctrico. Te contamos algunas por si las quieres empezar a implantar en tu casa hoy mismo:

  • Cambiar las bombillas clásicas por las LED. Estas luces consumen un 80% menos de energía.
  • Desconectar los aparatos eléctricos que no se estén utilizando en ese momento. Según numerosos estudios, el consumo fantasma se refleja en todas nuestras facturas.
  • Comprar electrodomésticos con una eficiencia energética alta.
  • Apostar por el autoconsumo e instalar placas solares en nuestra casa.
  • Revisar el aislamiento de la vivienda. En muchas ocasiones se producen fugas de temperatura a través de las ventanas, fachadas, tejados, etc.

 

En este artículo encontrarás más consejos similares.